Yoga para mayores

yoga_mayores2

Cambiamos física y fisiológicamente, pero también psíquicamente; la aceptación serena de todo esto, nos permite vivir correctamente estas mutaciones. El envejecimiento comporta consecuencias fisiopatológicas que hay que tener en cuenta en la práctica de yoga y desde el punto de vista más terapéutico, en las clases de Yoga para Mayores.

Para la persona dispuesta a sondear las posibilidades y los límites inherentes a la vejez, el yoga puede enriquecer esta época de la vida que se define, demasiado a menudo, en términos de pérdida de capacidades; el yoga la hace más agradable, más interesante y también más digna de ser vivida.

El yoga nos aporta herramientas para encontrar los medios de disminuir estos procesos de degradación haciéndose cargo consciente y continuamente de la propia persona, y mejorando su equilibrio en general.